A+ A A-

Día del Seminario 2014

 seminario14

 

 

La Alegría de anunciar el Evangelio

Día del Seminario 2014 • 16 y 19 de marzo.


 

Llega la festividad de San José, el esposo fiel de la Virgen María, y con ella celebramos un año más el Día del Seminario. En nuestra diócesis adelantamos la Jornada al domingo, 16 de marzo, y ese día todos los seminaristas de nuestra diócesis visitaran las parroquias de Valladolid. El miércoles, 19 de marzo, D. Ricardo Blázquez presidirá la Eucaristía conmemorativa, a las 12:00 h., en el Seminario diocesano.

El lema de este año es: La alegría de anunciar el Evangelio. Está en sintonía con la Exhortación Apostólica del Papa Francisco Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio). Los sacerdotes y los futuros pastores deben ser testigos de la alegría del Evangelio, que transmiten  a todos los hombres.

A contnuación se ofrece una carta del arzobispo de Valladolid, que exhorta vivamente a todos los creyentes a orar con perseverancia por las vocaciones sacerdotales, porque la principal actividad de la pastoral vocacional de la Iglesia es la oración:

 

 

EL SEMINARIO, ESCUELA DE MENSAJEROS DE LA ALEGRÍA

 

El Evangelio significa buena noticia, portadora de alegría. El ángel en Belén anunció a los pastores “una buena noticia que será de gran alegría para todo el pueblo” (Lc. 2, 10). Jesús anunció el Evangelio de la cercanía de Dios (cf. Mc. 1, 14-15). Los discípulos se llenaron de alegría al ver a Jesús resucitado (cf. Jn. 20, 20). La predicación, los milagros, la entera existencia de Jesús queda englobada en la palabra Evangelio; Jesús en persona es el Evangelio, ya que es el Hijo de Dios hecho hombre para salvarnos.

 

Las primeras palabras de la Exhortación Apostólica del Papa Francisco Evangelii gaudium (La alegría del Evangelio) son éstas: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”. El Evangelio, que en sí mismo es alegre mensaje, inunda de gozo a quien lo recibe. Isabel felicita a María: “Dichosa tú porque has creído” (Lc. 1, 44). San Pablo desea a los romanos: “Que el Dios de la esperanza os colme de alegría y de paz viviendo vuestra fe” (Rom. 15, 13); “alegraos siempre en el Señor; os lo repito, alegraos. El Señor está cerca” (cf. Fil. 4, 4-5). La primera comunidad cristiana “con un mismo espíritu partía el pan por las casas con alegría y sencillez de corazón” (Act. 2, 46). Se trata del gozo que acompaña a la fe (cf. Act. 5, 41; 8, 8. 39; 13, 48. 52; 16, 34). La fe en Dios, la acogida del Evangelio, la vida cristiana están impregnadas de alegría. “Un santo triste es un triste santo” (Santa Teresa de Jesús).

 

Jesús envía los apóstoles no como profetas de desventuras, sino como mensajeros del Evangelio. Como el Evangelio es alegre noticia y como la alegría está unida al dinamismo de la fe cristiana, se comprende que anunciar el Evangelio, difundir la Buena Noticia, ser apóstoles del Señor sea una misión gozosa. ¡Qué difícilmente se proclama el Evangelio con amargura!. Por esto, San Pablo llama a los predicadores de la Palabra de Dios “servidores de la alegría de la fe” (cf. 2 Cor. 1, 24; Fil. 1, 25) (cf. J. Ratzinger, Servidor de vuestra alegría, Barcelona 1989, p. 37. Este libro ha sido recogido en el vol. XII de las Obras Completas, titulado Predicadores de la palabra y servidores de vuestra alegría, Madrid 2014, pp. 440-508. W. Kasper, El sacerdote, servidor de la alegría, Salamanca, 2008).

 

Podemos decir resumiendo lo anterior: a) El Evangelio en sí mismo, en su fuente, es Buena Noticia; no amenaza, ni filosofía, ni cuento bello y moralizante, ni reflexión ética. b) El Evangelio siembra gozo y paz cuando es escuchado y recibido con fe. c) El Evangelio no puede ser transmitido con tristeza, ya que el rostro, el corazón y la vida del mensajero deben acreditar que su mensaje procede del corazón de Dios que tiene proyectos de paz y no de aflicción. Lo que recibe el cristiano de Jesucristo debe transmitirlo con obras y palabras.

 

¿No suena a ilusión o a broma de mal gusto o incluso a insulto hablar en nuestro mundo de alegría? ¿Por qué el Evangelio, el corazón del Cristianismo, es fuente de alegría? Me permito ahora indicar dos motivos. El primero es éste: El Evangelio anuncia la cercanía salvífica de Dios. Ahora bien, para el hombre no es indiferente contar con Dios que prescindir de Dios. La fe en Dios nos sitúa en un horizonte de luz donde todo tiene sentido. Hallar el Reino de Dios es encontrar el tesoro (cf. Lc. 12, 33-34; 18, 22). Por Dios ha sido creado el hombre y en Dios hallará su descanso definitivo. El hombre está mal al margen de Dios y alejado de Dios. Dios y el hombre van unidos. Sin la fe en Dios y sin el reconocimiento de Dios como fundamento, se oscurece la dignidad inmensa del hombre; y entonces se atreve la sociedad a disponer de la vida de los demás, tanto en el seno materno como por la eutanasia de menores que acaba de aprobar el Parlamento de Bélgica. Esta aprobación es una amenaza para los niños. Los argumentos que se esgrimen vistos de cerca suenan a  pretextos. Es una pretensión terrible que el hombre se considere señor de la vida y de la muerte de otras personas. Por esto, anunciar a Dios es un servicio a los hombres en la defensa de su dignidad y apoyar su esperanza. Un sacerdote está llamado a servir a la alegría de los hombres.

 

Presento a la reflexión de todos un segundo motivo. El Evangelio es Buena Noticia para los pecadores, los pobres, los “descartados”, ya que anuncia que Dios los perdona, que se acerca a ellos con misericordia, que a todos invita a los bienes de la tierra y a los dones de su Reino eterno. Las palabras y obras de Jesús, su cercanía y amistad, son una puerta abierta a la esperanza para las personas desalentadas, excluidas, desamparadas. Un cristiano debe asumir como quehacer peculiar la causa de los pobres ya que los pobres, como dice el Papa Francisco, están en el corazón del Evangelio y en el corazón de Dios. Si los discípulos del Señor vivimos consecuentemente los indigentes nos verán como apoyo de su esperanza y motivo de alegría.

 

El lema de la Jornada del Seminario es “La alegría de anunciar el Evangelio”, en sintonía con la Exhortación del Papa “Evangelii gaudium”. Necesitamos servidores de la alegría de la fe. Es una bella vocación y es una vocación muy necesaria. Los sacerdotes debemos dar gracias a Dios porque el Señor nos ha llamado libre y cordialmente (cf. Mc. 3, 13). Que nuestro agradecimiento a Dios por su llamada se convierta en dedicación incansable, noche y día, en cuerpo y alma. Hay escondida una dicha inmensa en gastar la vida por Dios, por el Evangelio, por los hermanos en la fe, por la humanidad. Seamos servidores de su alegría. Esta alegría es pascual, es decir, procede de la victoria de Jesús sobre la muerte y , consiguientemente, puede unir sin contradicción la abundancia en las pruebas y la sobre-abundancia en los gozos (cf. 1 Ped. 1, 6).

 

Agradezco a Dios las vocaciones de nuestra Diócesis. Una vez más muestro mi gratitud y confianza a los formadores del Seminario. Pido a los seminaristas la fidelidad perseverante y gozosa en la vocación. Pregunto a los jóvenes cristianos: ¿Por qué tú no puedes ser sacerdote? Habla con Jesús acerca de tu vida y tu futuro. Siguiendo a Jesús somos felices, también en medio de las dificultades; dándole la espalda, nos alejamos tristes (cf. Mt. 19, 22; Mc. 10, 21-22). Pido a los sacerdotes, catequistas, educadores cristianos, y por supuesto a los padres de familia que colaboren decididamente en la causa primordial de las vocaciones sacerdotales. Necesitamos servidores de la alegría de la fe y de las personas. ¡Danos, Señor, sacerdotes santos!

Entrevista

rivilla

Iglesia en Valladolid

FE Y CULTURA

EXPOCONEV

Galería de imágenes

flickr1

CANAL TV DIOCESANO

yt-octavario
Noticias sobre

Delegación de Medios de Comunicación Social
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

983 21 79 27 | 670 70 70 77

medios comunicacion social

Departamento de Informática
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.